CLUB D'ATLETISME CORRELIANA (L'ELIANA - VALENCIA - SPAIN) contacte: correliana@movistar.es - Teléf.:607.59.39.56
ATLETISME, TRAIL RUNNING, TRIATLÓ. CLUB COL-LABORADOR AMB L'ASSOCIACIÓ ESPANYOLA CONTRA EL CÀNCER

jueves, 17 de octubre de 2013

LA COLUMNA DE TONI LASTRA (CAP. XXXVI): SER O NO SER

La Sociedad Deportiva Correcaminos, acababa de celebrar su décimo sexto maratón, los dos últimos en los años 1995 y 1996, corridos con el novedoso sistema de la compensación, formula que becaba a los corredores con unas salidas escalonadas según la edad, un sistema revolucionario que permitía el ser el vencedor a cualquier corredor distinguido de la categoría que fuera.
Aquellos atrevidos experimentos que escapaban de la más pura ortodoxia federativa, no merecieron la suerte de ser aceptados por todos y a pesar de que la segunda edición bajo este sistema elevó el censo, se optó por enviar las compensadas al baúl del olvido.
La Sociedad Deportiva Correcaminos volvió de nuevo al sistema tradicional, pero añadió a su bien ganado prestigio como organizadores, el reconocimiento general de haber sacado adelante, con toda la complejidad que suponían, aquellos maratones excéntricos.
La Sociedad Deportiva Correcaminos, que partiendo de la nada había conseguido dar continuidad desde marzo de 1981 a dieciséis maratones y otras carreras, reeditó la Volta a Peu e inició el camino a lo que hoy son sus medios maratones, con la organización de las Carreras de 20 Kms. sin perder su propia identidad social. Era antes que nada un club y no una empresa mercantil dedicada a la organización de carreras.
Nuestros maratones se sucedían unos tras otros, con el seguro de una buena organización, pero anclados en una feliz mediocridad. En cuanto a las marcas, ni avanzábamos ni retrocedíamos. Pero como dice el proverbio latino: “Non progredi est regredi” (No avanzar es retroceder). La gente daba por hecho que teníamos una organización modélica, algo que por supuesto ni se valoraba ya. Pero los tiempos conseguidos allí estaban como un baldón. Un hecho significativo es que el record de la carrera conseguido por Vicente Antón Pastrana en el cuarto maratón en 1984 de 2h14’01” tardó diecisiete años en batirse. Fue en el año 2001 cuando el keniata Jhon Njoroge Miaka hizo un crono de 2 h.13´43´´ en el 21 Maratón Popular de Valencia. Nosotros conocíamos las causas; no era por falta de dedicación, ni de una notable organización, ni nosotros ni nuestros patrocinadores dábamos para más. Era falta de un presupuesto adecuado. Conocedores de que cuando no hay dinero hay que utilizar el ingenio nos volcamos con los maratones compensados pensando que por su originalidad podrían ser de un gran atractivo para los patrocinadores, no fue así y todo continuó igual.
En el entretanto Paco Borao, el actual presidente de Correcaminos, como todos suponíamos tras su brillante gestión en la AIMS, alcanzaría la Presidencia de AIMS. Aquello fue una revelación de que iban a convertirse en realidad los sueños. Correcaminos y el Ayuntamiento se asociaron y tras esta decisión, aparecieron los grandes patrocinadores y los días de gloria llegaron.



Pensar por un momento que esta utopía se convirtiera en realidad fue el sueño imposible de otros tiempos. Valga como ejemplo que si se consiguen los objetivos para el inminente Medio Maratón Trinidad Alfonso, de colocarse entre los cinco mejores del mundo y se consigue recortar los segundos con el medio de Granollers, pasaríamos a ser el más rápido corrido en territorio español, lo cual no es una especulación banal sino más bien una esperanza cierta.
Había que apostar por este cambio, no ya por el  prestigio de un club, sino porque nuestra ciudad podía añadir un nuevo galardón deportivo en su historial y podernos sentir partícipes de esa gloria. Es cierto que para llegar a ello, ha dejado ha dejado de ser un club con un gran contenido social a ser prioritariamente una empresa organizadora de carreras. Los tiempos han cambiado pero, para todos aquellos que añoramos aquellos tiempos difíciles en que éramos tan desgraciados, siempre nos quedará el orgullo de haber sido los creadores de esta aventura. Cada hora tiene su afán, como dijo Ortega y Gasset.
El tiempo como Notario Supremo ha demostrado que era necesario el cambio. Correcaminos ha llegado a la galería de la gloria donde sólo figuran los Organizadores de carreras mejores del Planeta.
Larga vida  y gloria eterna.

Toni Lastra

No hay comentarios:

Publicar un comentario