CLUB D'ATLETISME CORRELIANA (L'ELIANA - VALENCIA - SPAIN) contacte: correliana@movistar.es - Teléf.:607.59.39.56
ATLETISME, TRAIL RUNNING, TRIATLÓ. CLUB COL-LABORADOR AMB L'ASSOCIACIÓ ESPANYOLA CONTRA EL CÀNCER

miércoles, 20 de junio de 2012

LOS RIESGOS DE CORRER BAJO EL SOL


Se sabe que no hay nada tan saludable como practicar deporte, pero algunos de ellos conllevan ciertos riesgos cuando no se adoptan las medidas preventivas necesarias. Este es el mensaje que acaban de lanzar especialistas del departamento dermatológico de la Universidad de Graz (Austria) tras atender en la última década ocho casos de melanoma entre corredores de ultramaratón de una media de edad de 50 años.

Este grupo de dermatólogos afirma que el número de afectados no es elevado y, por tanto, carece de valor estadístico, máxime si se tiene en cuenta que cada año diagnostican 300 casos nuevos de este tipo de cáncer en su departamento, pero sí invita a plantearse la existencia de una relación entre correr y el riesgo de melanoma.

Por este motivo han llevado a cabo un ensayo piloto, cuyos resultados se publican en la última edición de la revista Archives of Dermatology. Durante el trabajo, los investigadores entrevistaron a 210 maratonianos con edades comprendidas entre los 19 y 71 años. Los deportistas, que fueron escogidos durante la prueba anual que se celebra en la localidad de Graz, respondieron a un cuestionario sobre sus hábitos de entrenamiento: las horas del día en las que corrían, las prendas deportivas que usaban o el empleo de crema solar protectora. Posteriormente se examinó su piel para observar la presencia de lunares sospechosos u otras lesiones premalignas. Todos estos datos fueron comparados con los de otros 210 sujetos que no eran corredores.

Los datos de la investigación señalan que a pesar de que en el grupo control había más participantes rubios, de piel clara y ojos azules (es decir, con más riesgo de sufrir las consecuencias nocivas de la exposición solar), el mayor número de lunares atípicos y otras lesiones sospechosas se detectó entre los maratonianos. De hecho, a 24 de ellos se les aconsejó la visita al dermatólogo debido a la presencia de manchas sugestivas de un cáncer de piel no melanoma. En cambio, esta cifra fue sólo de 14 en el grupo control. El trabajo destaca, además, que más del 90% de los maratonianos corría con pantalón y camisetas cortos y apenas un 56% de ellos usaba protección solar para entrenar o competir.

A raíz de estos resultados, los autores aclaran que mientras se averigua qué papel puede jugar el ejercicio físico intenso en el debilitamiento del sistema inmune y, por tanto, en una mayor predisposición a padecer tumores, los aficionados al maratón deben ser conscientes de los riesgos de exponer la piel al sol sin protección durante su actividad. Sobre todo, insisten, deben tratar de reducir la exposición a los rayos ultravioleta. Para ello deben elegir las horas de menor intensidad solar para entrenar, así como llevar ropa larga que protega del sol, gorras y cremas solares de factor alto.
Así que ya sabéis,  un poquito de crema, gorra “y a “correr, que son dos días”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada