CLUB D'ATLETISME CORRELIANA (L'ELIANA - VALENCIA - SPAIN) contacte: correliana@movistar.es - Teléf.:607.59.39.56
ATLETISME, TRAIL RUNNING, TRIATLÓ. CLUB COL-LABORADOR AMB L'ASSOCIACIÓ ESPANYOLA CONTRA EL CÀNCER

viernes, 3 de mayo de 2013

JOSÉ LUIS CASTILLO (EL RUSO): CRÓNICA GRAN FONDO DE LA POBLA DE VALLBONA 2013




Parece mentira, pero ya hace más de un año que me apunté a Correliana. Exactamente hacia finales de 2011, con un Xavier Pons todavía convaleciente de lo suyo, pero que me atendió fabulosamente bien, dándome toda la información necesaria para apuntarme al club y convencerme a ello. Aunque más bien fui yo quién dio con el equipo y no al revés, Xavi puso el resto para que yo me acabara de animar, con su propuesta de equipo emergente, joven y popular. Hasta la fecha yo había corrido sólo individualmente, tanto entrenando como a nivel de carreras populares, y además la oferta atlética de Liria era por aquel entonces más bien pobre y estaba mal asentada. Así pues, después de unas búsquedas por internet sobre clubes, decidí llamarle y aquí acabé.
Eso sí, en una de mis conversaciones con él, surgió el tema del entrenamiento, y bien me acuerdo de mis palabras cuando le dije: << Yo quiero caña>>. Así, tras las primeras tomas de contacto, Xavi se ofreció a monitorizarme algunos entrenes y, aunque ahora ya los llevo solo, supusieron para mí un gran cambio y aliciente para mejorar el correr y mi forma física. Hasta entonces, no me consideraba un corredor al uso, aunque tuviera algunas cualidades aparentes. Antes para nada me medía los tiempos, entrenaba de forma irregular, no cuidaba los horarios, no elegía bien las carreras, etc. En otras palabras era un corredor más bien errático.
Pero ha sido estos últimos 6-8 meses cuando la progresión ha sido muy satisfactoria. En conjunto, la ecuación que propone el club, con seriedad y diversión además de un capital humano y de corredores excelentes hace que, por sí solas, se alimenten las ganas de mejorar.
El punto de inflexión lo situaría en la retirada del maratón de Barcelona 2012. Aunque allí ya llegué obteniendo buenas marcas, desde entonces sólo he hecho que mejorar. Eso sí, siempre a la sombra primero del Club, con todos sus componentes a la cabeza, y seguido de la performance tan espectacular que siempre ofrece mi hermano Carlos, así por no hablar de Ricardo Ibáñez, los hermanos Pedro y Juan García Revaliente, Jorge Carrión, Nacho Pérez, Javi Galindo, Miguel Soria y, por supuesto, Juan Salvador Soler “El Catedràtic”, con el que mantengo una tácita pero sana competición en cuanto a marcas en las carreras.
Y venidos al caso, fue el pasado miércoles 1 de mayo cuando tomé conciencia de lo agradecido que puede resultar haber recorrido un largo camino de esfuerzo. Aunque se note en apariencia (mejores marcas y ritmos), la satisfacción sólo es propiedad y disfrute de aquél que la experimenta. Sentir que eres capaz de superarte a ti mismo, la verdad, no tiene ningún precio.
En el XIII Gran Fondo de La Pobla empecé con algo de incertidumbre, si soy sincero. Por culpa de la resaca alemana del Madrid (lo siento el año que viene será), los del bar de debajo de mi casa poco me dejaron dormir la noche anterior. Pero no pasa nada, un buen lavado de cara y unos estiramientos en plan militar me pusieron en su sitio. Llegué pronto y desayuné ligero, además de con dátiles (truco que aprendí de Ricardo y se lo agradezco), dentro de nada ya me pondría a calentar. Quería entrar poco a poco en la carrera, mantener un perfil conservador los primeros 10 y luego tirar. Eso sí, siempre con las miras a que fuera más un entrenamiento y no ponerme al límite, aunque el resultado fuese, en realidad, mucho mejor de lo esperado.
Pistoletazo y salida. La gente como siempre en tropel, 250 corredores por delante de los cuales 230 ya los tendría más que superados antes de los 2 km. No pasa nada, yo a lo mío. Primer kilómetro visto, rápido pero sin agobio: menos de 4 minutos. Los sucesivos, supe mantener la alerta de los 4 y saber manejar con cabeza el acelerador. La falta de presión ayudaba, no tenía ninguna referencia que seguir o mantener a raya, no estaban Salva, ni Nacho, Ni J. Galindo. Llegando a los 10 ya me las prometí conmigo mismo: 39 minutos y 15 segundos. Perfecto, lo que quería se estaba cumpliendo. “Esta va a ser bona xiquet, hoy lo puedes petar”. A partir de entonces, me acomodé en un grupo con dos corredores más, uno por delante y el otro detrás. Ahora en serio, los últimos 6 sí que apreté la verdad. PERO LO MEJOR DE TODO ES QUE ME SENTÍ SOBRADÍSIMO. Fuerte de piernas, con energías y con la solvencia aeróbica de la que carecía hace un año. También agradeciéndome el haber perdido casi 5 kilos en todo este tiempo. El caso, tras la rampa de Rascanya, último escollo difícil, pude darme el lujo de irme hasta los 3:30-3:40 en los últimos 2 kms. Y así hasta el final donde, con el brazo levantado, marco 1 hora 1 minuto 33 segundos, batiendo mis mejores 15K y mis mejores 16K hasta la fecha y, sobretodo, los más de 7 minutos en que bajé mi marca en la misma prueba del año pasado. Muy contento. Considero excelente el 4º puesto senior y el 16º en la general de 311 corredores. Y sobretodo las buenísimas sensaciones en una carrera terminada  a un ritmo medio menor a 4 minutos por kilómetro.
Gracias Correliana.
Próximo reto: siempre a menos de 4 y seguir progesando

JOSÉ LUIS CASTILLO (Socio corrEliana nº 89)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada